El objetivo era compartir un día lleno de sorpresas ya que si bien sabían que íbamos a ir a una reserva para conocer a los Monos Carayá, nunca se contempló la idea de la conexión mágica que hubo entre los primates con el grupo.

En primer lugar fuimos a La Cumbre, llegamos a la reserva y fue ahí donde nos recibieron muy amablemente con el inicio de una visita guiada por todo el predio donde la naturaleza era la protagonista.
Allí se podía observar mientras se caminaba por los senderos un entorno natural que sirve como hogar de varias familias de monos aulladores.

Mono Wide

El carayá macho es negro, mientras que las hembras y los ejemplares jóvenes son de un tono ocre amarillento, por lo que a primera vista pareciera que se tratara de dos especies diferentes.

Mono2 Wide

El menú principal del Carayá son las hojas tiernas de árboles, con preferencia en las recién brotadas, lo que los hace vulnerables a la vista del caminante ya que el movimiento de las delgadas ramas de las copas delatan su presencia. Además comen lo que les preparan a diario los guías y encargados de la reserva, alimentos tales como fideos, bananas y otro tipo de frutas.

Una vez que finalizamos el recorrido indicado por los guías, cerca de las 13:30 h seguimos para el restaurante Nono Chichin, emplazado en Valle Hermoso, un restaurante familiar, de estilo rústico, atendido por sus dueños, donde almorzamos comidas caseras y alguna cosas elaboradas con productos de su propia huerta.
Luego de compartir una comida todos juntos y de ver la producción propia de los chacinados continuamos hacia el famoso e imponente “Hotel Eden” en la Falda.

Mono3 Wide

El Hotel Edén desde su nacimiento, a fines de siglo XIX, fue y es uno de los hitos fundamentales del desarrollo turístico del Valle de Punilla, de la Provincia de Córdoba y del País. En este edificio se sentaron las bases que dieron origen a un pueblo, hoy convertido en ciudad de La Falda.

En sus escaleras de mármol de Carrara quedaron plasmadas las huellas de la aristocracia nacional: visitas de Presidentes de la Republica Argentina y personalidades de reconocida trascendencia mundial como el poeta Rubén Darío y el sabio Albert Einstein, entre otros.

Aun se percibe en sus instalaciones la repercusión de diferentes sucesos que marcaron rumbos en la historia nacional y mundial: avances de la comunicación y la tecnología, la medicina, la política y hasta los cambios sociales que afectaron en los últimos cien años la realidad argentina. También en Él se respira aquel intento de «germanizar» la Argentina, desde este rincón de las sierras cordobesas.

Hoy este Patrimonio Histórico se encuentra en vía de recuperación a través de una iniciativa privada otorgada por el municipio local en el año 2006, luego de atravesar un período de veinte años de abandono, saqueos y deterioro, que afectaron gravemente al edificio.

Finalizada la visita guiada retomamos por el camino del cuadrado para regresar a nuestra sede de APSE, lugar de partida e inicio de esta hermosa excursión.